jueves, 23 de febrero de 2012

DEL FRACASO A LA VICTORIA

NOTA de Carlos Roca
(del Equipo de Líderes Pastorales MCN)


2 Corintios 4:16-18 16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.
17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;
18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

¡Qué increíble pensar que, para ser un triunfador sólo se necesita tener una actitud y una reacción correcta ente las circunstancias de fracaso en la vida! Muchas veces, nos parece que fracasamos en algo, pero lo que sucede es que debemos sacarle el mejor provecho a cada situación y aprender de ella; nada es en vano, todo sucede con un propósito de aprendizaje para poder ser mejores personas cada día. Lo más seguro es que cada uno de los que lean esta nota, hayan tenido fracasos, heridas, traiciones (con familia, iglesia, finanzas, entre otros); pero lo más importante es lo que hicieron al respecto, ¿tomaron un actitud de fracasados o de triunfadores?

Para algunos la diferencia la hace: las riquezas, un buen trasfondo familiar, una alta moralidad o la ausencia de dificultades, pero ninguna de estas cosas hace la diferencia. ¡Lo que hace la diferencia es la actitud que tomamos ante ellas!
Para entender mejor qué es lo que debemos y no debemos hacer ante los fracasos de nuestra vida vamos a estudiar que es actitud.


Actitud: Es una reacción interna ante problemas y las circunstancias de afuera. Es el modo de comportarse o de actuar ante una determinada circunstancia o hecho y que muestra un estado de ánimo determinado. Es decir, es la predisposición interna, anímica y mental de un individuo para enfrentar todo tipo de circunstancias en la vida, y en particular, las situaciones adversas que se le presentan. (Actitud tiene que ver con espíritu).

En el siguiente pasaje bíblico podemos observar diferentes actitudes:.
Números 13:27-33 27 Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella.
28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac.
29 Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán.
30 Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.
31 Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.
32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.
33 También vimos allí gigantes,(A) hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

Veamos las actitudes, tanto de Caleb como de los hombres que subieron con él; pues hay muchos que toman actitudes similares, tanto positivas como negativas.
Por ejemplo: quieren huir, se deprimen o sienten que un ejército los rodea. Se sienten afligidos y no saben qué hacer; se dejan llevar por la desesperación
Dios dijo a los israelitas que la tierra prometida era rica y fértil. No sólo eso, El prometió que esa tierra generosa sería suya. Cuando los espías rindieron su informe a Moisés, dieron muchas razones para entrar en la tierra, pero no dejaron de pensar en las cosas malas que podrían suceder. El hablar de gigantes y de ciudades amuralladas puede facilitar que nos olvidemos de la promesa de Dios de ayudarnos.

Cuando se enfrente a una decisión difícil, no permita que lo negativo le haga perder la vista de lo positivo. Evalúe las dos cuidadosamente. No permita que las dificultades potenciales lo cieguen ante el poder de Dios para ayudar y su promesa de dirección.

¿A quién envió? Números 13:1-2 Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 2 Envía tú hombres que reconozcan la tierra de Canaán, la cual yo doy a los hijos de Israel; de cada tribu de sus padres enviaréis un varón, cada uno príncipe entre ellos.

Diferenciados por la actitud. Números 14:24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.

Consecuencias de la actitud
Números 14:36-38 36 Y los varones que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país,
37 aquellos varones que habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová.
38 Pero Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone quedaron con vida, de entre aquellos hombres que habían ido a reconocer la tierra.

Promesa de Dios para sus hijos
Éxodo 23:23 Porque mi Angel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo, del ferezeo, del cananeo, del heveo y del jebuseo, a los cuales yo haré destruir.

Éxodo 33:2 y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo

Éxodo 34:11 Guarda lo que yo te mando hoy; he aquí que yo echo de delante de tu presencia al amorreo, al cananeo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo.
Josue 3:10 Y añadió Josué: En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros, y que él echará de delante de vosotros al cananeo, al heteo, al heveo, al ferezeo, al gergeseo, al amorreo y al jebuseo.

La actitud negativa.

• Siempre será mayor el número de personas que tienen un enfoque pesimista y negativo.
• Estas personas agrandan los problemas.
• Estas personas tienen un concepto de sí mismos muy mediocre.
• No pueden ejercer autoridad ni dominio.

Piense por un momento, cuál ha sido su actitud frente a las circunstancias difíciles y tenga en cuenta lo siguiente:

• La actitud es contagiosa para las personas que están a su alrededor.
• La actitud es una decisión del corazón (usted decide estar contento o triste) Por eso es, que no debe tolerar una mala actitud, porque somos los que escogemos estar enojados o contentos.
• “El fracaso no es cuando te caes, el fracaso es cuando rehúsas levantarte”.
• No importa cuán difíciles hayan sido tus problemas, la clave para vencerlos no está en cambiar las circunstancias, sino en que usted cambie su actitud o su mentalidad.

Ejemplo de una actitud positiva:
Números 14:9,13-14 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová,(A) ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis.
13 Pero Moisés respondió a Jehová: Lo oirán luego los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder;
14 y lo dirán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú, oh Jehová, y que tu nube estaba sobre ellos, y que de día ibas delante de ellos en columna de nube, y de noche en columna de fuego;

La actitud ganadora…
• La tierra es buena en gran manera.
• Que Dios les entregaría esa tierra.
• Deberían obedecer a Dios y no temer a los gigantes.
• Que los comerían como pan.
• Con ellos, estaba Jehová.

Los triunfadores tienen ciertas habilidades que los capacita para no dejarse vencer por los errores y fracasos que cometen; ellos siguen adelante.

1. Los triunfadores ven el fracaso como algo temporal.
“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria…” 2 Corintios 4:17
“El fracaso no es un mal para toda la vida; en Dios, siempre hay una segunda oportunidad. Todo el problema del hogar, las finanzas o los hijos es temporal, no durará toda la vida”
2. Los triunfadores toman decisiones para crear un futuro que ellos desean, mientras que los mediocres toman decisiones para crear el presente que ellos desean. Ahorre, trabaje, estudie, dele tiempo a su familia, para que usted tenga un futuro con sus hijos.
3. Los triunfadores varían las estrategias. La palabra necio se refiere a la persona que hace lo mismo todo el tiempo y espera diferentes resultados.
Por ejemplo: Si espera diferentes resultados en su matrimonio, negocio, amistades, usted tiene que hacer algo diferente. ¿Cambie la estrategia! Los triunfadores, cuando quieren algo que nunca han tenido hacen cosas que nunca han hecho.


Ejemplos:
• Ofrendan como nunca lo hicieron (quieren más cosecha)
• Oran más tiempo (quieren más unción)
• Aman a los enemigos (quieren la bendición); Etc.
Si usted sabe que tiene una situación en su vida, en la cual se siente fracasado, aplique siguiente:
1. Cambiemos nuestra actitud, según lo que estudiamos.
2. Olvidemos el pasado. Tenemos que pedir perdón, arrepentirnos de los errores que hemos cometido, perdonarnos a nosotros mismos, y así sucesivamente.
3. El no acordarse de las cosas pasadas trae consigo promesa. ¿cuál es la promesa si hacemos esto?

Filipenses 3:13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
Isaías 43:18-19 18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.
19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

“El fracaso no es cuando te caes, el fracaso es cuando rehúsas levantarte”.

“El fracaso humano no puede derrotar el propósito de Dios”

“Dios nunca consulta tu pasado para determinar tu futuro”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada