lunes, 25 de mayo de 2015

PRIMICIAS

Por el Maestro Carlos Roca. De la Serie: "Diezmos, Ofrendas y Primicias". (Parte 4 de 10)
Continuando con esta serie de temas, en esta oportunidad nos dedicaremos a comprender la importancia de las Primicias:
El principio de las PRIMICIAS
PrimiciasDel hebreo "Bikkurim" que significa "primicias" "primeros frutos
 Hay un principio y patrón específico en la Palabra de Dios, que es fundamental, para que la manifestación de las promesas y provisión de Dios ocurra en nuestras vidas.
Estoy hablando del principio de las primicias.  Conocido en hebreo como Yom HaBikkurim, la Fiesta de las Primicias celebra y reconoce la mano de Dios de bendición y provisión sobre Su pueblo.  La ofrenda de primicias es vista tan temprano como en los tiempos de Caín y Abel.
La palabra hebrea para primicias significa “una promesa por venir” y comparte la misma raíz, bekhor, como la palabra que significa “primogénito”.  Yom HaBikkurim, la fiesta judía que celebra la Fiesta de las Primicias, es una de las fiestas más mencionadas en la Biblia, en segundo lugar después de la Pascua.
En los tiempos antiguos, el proceso de juntar las primicias de los granos involucraba esmerados preparativos.  Cada familia entre los israelitas tenía que estar atenta a los primeros brotes o granos.  Una vez que los encontraban, los designaban como primeros atándoles un pedazo de hilo rojo alrededor de la rama, vástago o vid.
Cuando los granos maduraban y eran cosechados, esas primicias eran llevadas al Templo y presentadas al sumo sacerdote de acuerdo con el modelo de Dios.  El sacerdote aceptaba la ofrenda de cada hogar, presentándola al Dios de Israel en acción de gracias y reconocimiento de Su continua provisión y bendición.  Una vez que la ofrenda de las primicias había sido hecha, la gente era libre para disfrutar el resto de la cosecha, debido a que lo primero había santificado el resto.
El principio de las primicias no estaba limitado a la vegetación.  Se lo halla en toda la Palabra, y trata con todas las “primicias”.
Notemos  las instrucciones que Dios le dio a Moisés cuando Él preparó a los israelitas para salir de la esclavitud:
En versión de la Biblia Amplificada dice: “…Apartarás para el Señor todo lo primero que abre el vientre.  Asimismo todo primer nacido de tus animales; los machos serán del  Señor.  Todo primogénito de asno redimirás [sustituyéndolo por] un cordero, y si no lo redimieres, entonces quebrarás su cerviz; y todo primogénito entre sus hijos redimirás.”  (Éxodo 13:11 - 13 AMP)
En Éxodo 22:29 Dios instruye a Israel de nuevo, diciendo: No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar…
Aún en medio de la reconstrucción de su ciudad destruida, Nehemías guardó este modelo, y Jerusalén fue protegida como resultado.
“…  y para que puedan traer las primicias de nuestro suelo y las primicias de todo fruto de todo árbol a la casa del Señor….”  “También traeremos lo primero de nuestra masa, de nuestras contribuciones, el fruto de todo árbol, el vino nuevo y el aceite para los sacerdotes en las cámaras de la casa de nuestro Dios…” (Nehemías 10:35 - 37 NASB).
Dios reclama el derecho a todo lo primero –  Todo lo primero tiene que ser dedicado a Dios por medio de Su pacto.  Cada vez que algo es llamado primero, un primer fruto, una cosa dedicada, le pertenece a Dios.
Hoy no sacrificamos más los primogénitos de nuestras ovejas o de nuestros ganados en un Templo; tampoco se requiere que redimamos nuestros hijos primogénitos con oro.  Jesús pagó por toda redención a través de Su muerte, sepultura y resurrección; Jesús es el cumplimiento de la práctica del Antiguo Testamento, y nos ha dado un Nuevo Pacto “fundado sobre mejores promesas”.  (Hebreos 8:6 NIV).
Sin embargo, el principio de las primeras cosas - las primicias – todavía permanece.  Dios no cambia en Su carácter, principios o modelos.  Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.
Dios dice que las primeras cosas le pertenecen a Él para establecer el pacto redentor con todo lo que viene después.  En el modelo de Dios, cualquier cosa que es primero establece el resto.  Lo primero es la raíz, desde la cual el resto es determinado. Pongamos a Dios primero al seguir Su modelo invariable de Primicias.
Este es un mandamiento con promesa
Proverbios  3: 9-10  Honra a Jehová con tus bienesY con las primicias de todos tus frutos;
10  Y serán llenos tus graneros con abundancia,  Y tus lagares rebosarán de mosto.

*****
Publicado por Carlos Roca, del Equipo Ministerial de MCN – Serie: Diezmos, Ofrendas y Primicias. (Parte 4 de 10)


MAS PERSONAS EN BUSCA DE COBERTURA LLEGAN A MCN

Por la Gracia y Misericordia de Dios, cada día se añaden más almas, el Ministerio MCN esta viviendo un tiempo de gloria, preparándose en forma intensiva como la novia, esperando la venida de nuestro Señor. Este domingo en Camacuá y Blandengues dieciséis personas se sumaron pidiendo cobertura. 
Cristo viene!!! Congregate!!!




jueves, 14 de mayo de 2015

LA OFRENDA COMO UN ACTO DE ADORACIÓN

Por el Maestro Carlos Roca. De la Serie: "Diezmos, Ofrendas y Primicias". (Parte 3 de 10)
Continuando con esta serie de temas, nos abocaremos a incursionar en los principios que permitan que mi ofrenda sea un acto de adoración.
DEFINICIÓN TEOLÓGICA DE OFRENDA

"Se entiende por ofrenda, un don que se ofrece y dedica a Dios. En este sentido todo cuanto dedicamos a Dios es ofrenda".
Ofrenda: Esta Palabra viene del vocablo hebreo "Minjah" tiene varios significados: Ofrenda; tributo; presente; don, sacrificio; oblación. El antiguo Testamento contiene varios nombres que tienen que ver con algún tipo de "ofrenda." Minjah se encuentra unas 200 veces en el Antiguo Testamento. Existían diferente tipo de ofrendas.
Es importante hacer notar que en el caso de las ofrendas son voluntarias, en cambio el  diezmo no lo es.
¿QUIÉN Y CÓMO SE PRESENTA LA OFRENDA PARA QUE SEA UN ACTO DE ADORACIÓN?

¿Cómo debo presentarme delante de Dios?

Éxodo 23:15  “… y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías”
Levítico 7:30  Sus manos traerán las ofrendas que se han de quemar ante Jehová; traerá la grosura con el pecho; el pecho para que sea mecido como sacrificio mecido delante de Jehová.
Deuteronomio 16:16-17  “… Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías””

¿Cómo quiere Dios que presente mi ofrenda?

Mat 5:23-24  Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tú hermano tiene algo contra ti,
24  deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

¿Quién presenta la ofrenda?

-"Esta es la ley de la ofrenda: La ofrecerán los hijos de Aarón delante de Jehová ante el altar." Levítico 6:14
-      - Los sacerdotes

¿Quiénes son sacerdotes?

Apocalipsis 1:6  y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

 Y nos hizo reyes y sacerdotes, reyes en relación con los hombres y sacerdotes en relación con Dios, sirviéndole día y noche en su templo

Éxodo 19:6  Vosotros me seréis un reino de sacerdotes, un pueblo consagrado a mí..." (DHH)

No implica solo dinero, sino “todo” lo que presentemos a Dios debe ser en adoración.

No solo nadie se presentará con las manos vacías, sino con las vestiduras sacerdotales limpias.

Como Sacerdotes, debemos prepararnos para presentar la ofrenda que hemos consagrado en nuestra casa,  y honrar a nuestro Dios.

Y cuando ofreciereis sacrificio de ofrenda de paz a Jehová, ofrecedlo de tal manera que seáis aceptos." Levítico 19:5
La ofrenda de la viuda

 Lucas 21:1-4 Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas.
2  Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.
3  Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos.
4  Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; más ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.

El valor de una ofrenda lo determinan dos cosas:

1 - El espíritu con que se da. Una ofrenda que se hace por obligación, a regañadientes o para presumir, pierde casi todo su valor. La única ofrenda que vale la pena es la que sale de un corazón de amor, la que se da con libertad y voluntad.

2 - El sacrificio que supone. Lo que es una miseria para uno puede ser una fortuna para otro. Las ofrendas que los ricos dejaban caer para que todos las vieran no les suponían ningún sacrificio; pero las dos blancas de la viuda eran todo lo que tenía.

Probablemente los ricos ofrendaban después de calcular el valor de cada moneda. Ella daba con la máxima generosidad, porque no tenía más.

El dar no empieza a ser real hasta que me cueste.

1Crónicas 21:24  Entonces el rey David dijo a Ornán: No, sino que efectivamente la compraré por su justo precio; porque no tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me cueste.

Holocaustos que no nos cuestan nada

Los holocaustos ofrecidos a Jehová que no nos cuestan nada son presentados diariamente en nuestro medio:

1.  Regalamos nuestras ropas usadas y gastadas a la iglesia, creyendo que somos "muy caritativos".

2.  Cuando piden alimentos para paliar una emergencia en la iglesia, ofrecemos los productos más baratos y de mala calidad.

3.  Al solicitarse voluntarios para cualquier área del ministerio de la iglesia, ofrecemos el tiempo que nos sobra sin que afecte nuestro esparcimiento y descanso.

4.  Meditemos en nuestras ofrendas a Dios, y ofrezcámosle holocaustos dignos de su grandeza.

La Ofrenda de Abel:
Cuando traemos nuestras Primicias, tenemos que tener en mente lo que Dios desea para nosotros: 1- Lo primero, 2- Lo mejor y 3- Lo escogido.
Esto lo podemos ver en las ofrendas de Caín y Abel. La Escritura relata que “Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda” Génesis 4:3-4
De Caín se dice que “trajo del fruto de la tierra una ofrenda”; pero de Abel se dice que trajo de los “primogénitos (primeros nacidos) y de los más gordo (lo mejor, lo escogido); por lo tanto, Dios miró con agrado el corazón adorador de Abel y su buena ofrenda.
Se ha dicho muchas veces que a Dios le agradó más la ofrenda de Abel porque eran sacrificios de animales; pero eso no es lo que podemos ver en este relato ni en la celebración de las fiestas de la Primicias. Lo que Dios ve con agrado es que el adorador propone en su corazón darle a Dios:
1-   Lo primero
2-    Lo mejor
3-   Lo escogido
Y cuando ofreciereis sacrificio de ofrenda de paz a Jehová, ofrecedlo de tal manera que seáis aceptos." Levítico 19:5
A veces solo nos preocupamos solo por cuanto damos, pero debo preocuparme por ser  aceptado como un dador que agrada a Dios.

*****
Publicado por Carlos Roca, del Equipo Ministerial de MCN – Serie: Diezmos, Ofrendas y Primicias. (Parte 3 de 10)



PASTOR MARTIN SALAZAR - 6º Impacto" Casas Arameas"

jueves, 7 de mayo de 2015

“COMO DIEZMAR Y COMO NO”

Por el Maestro Carlos Roca. De la Serie: "Diezmos, Ofrendas y Primicias". (Parte 2 de 10)
CONTINUANDO  CON ESTA SERIE DE TEMAS Y ENTENDIENDO QUE EL DIEZMO ES “UN PRINCIPIO DIVINO” VEAMOS COMO HACERLO Y COMO NO:
Nadie “obligó” a Abraham a diezmar. (Él tuvo revelación y estableció un principio Y su vida fue cambiada por el principio del diezmo).
De los principios derivan las Leyes. (Las leyes pueden cambiar ó caducar.  Los Principios son eternos.)       
Génesis 17:9  Dijo de nuevo Dios a Abraham: En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones.

Y aun nuestro Señor Jesús expresó que no cancelaba la ley sino que la cumplía cabalmente.

Mateo 5:17  No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

FORMAS INCORRECTAS DE DIEZMAR
ü  Cuando se da con tristeza o por obligación.

2Corintios 9:7  Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
ü  Cuando la persona ve el diezmo como una carga muy pesada.
ü  Cuando se diezma por razones egoístas, como por ejemplo: para ser vistos, para obtener privilegios, etc.
ü  Cuando el diezmo se da como ofrenda porque creen que su pastor no merece los diezmos.
ü  Cuando usted diezma en otra iglesia distinta a la suya, o a otro pastor.
Deuteronomio 12:13-14 “Ten cuidado de no ofrecer tus holocaustos en cualquier lugar que veas. 14 Más bien, sólo en el lugar que Jehová haya escogido en una de tus tribus, allí ofrecerás tus holocaustos, y allí harás todo lo que yo te mando.
ü  Cuando usted diezma para su pastor y no para Dios.
Hebreos 7:8  Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive.
ü  Cuando no se dan completos los diezmos.

 Levítico 27:31(NVI) Si alguien desea rescatar algo de su diezmo, deberá añadir a su valor una quinta parte.
ü  Cuando la persona cree que el diezmar le da derecho a sacarle en cara al pastor sus diezmos, o le da derecho a controlar como invierte su dinero.

¿COMO DIEZMAR?
En Deuteronomio encontramos la forma como el pueblo de Israel presentaba sus ofrendas y diezmos a Dios. Aun cuando estas normas fueron dadas en tiempos de la ley, los principios pueden servirnos como una guía para presentar a Dios nuestros diezmos y ofrendas de una manera apropiada:
a)    El diezmo debe ser consagrado en casa.

Deuteronomio 26:13  “Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita,…, conforme a todo lo que me has mandado;…”

b)    Debe entregarse y presentarse en el lugar donde nos congregamos

Deuteronomio 14:23-25   Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.
24  Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere,
25  entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;

c)    Debe presentarse como un acto de adoración a Dios.
Deuteronomio 26:10 Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tú Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios.
d)    El diezmo debe ser entregado con gozo y alegría.

Deuteronomio 16:10-11.  Y harás la fiesta solemne de las semanas(B) a Jehová tu Dios; de la abundancia voluntaria de tu mano será lo que dieres, según Jehová tu Dios te hubiere bendecido.
11  Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, el levita que habitare en tus ciudades, y el extranjero, el huérfano y la viuda que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner allí su nombre”

2Corintios 9:7  Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Dejar de dar para la obra de Dios mediante nuestros diezmos y ofrendas, trabará el derramamiento de bendiciones sobre nuestras vidas y traerá una pérdida de recompensa.

10  Traed todos los diezmos al alfolí…; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

2 Corintios 9:6  Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

Gálatas 6:7  No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Al cumplir con estos principios, traes revelación a tu corazón, y te pones en posición para recibir las bendiciones correspondientes a tu obediencia
Dios siempre cumple con Su Palabra.  Él es fiel  y no sólo eso, sino que quiere que seamos un canal de bendición.  (Bendecidos para bendecir).
Todo el universo opera basado en ciclos. Las mujeres tienen su ciclo, la lluvia pasa por un ciclo; Dios creó el mundo basado en ciclos para asegurar su continuidad. Cuando uno de esos ciclos se desequilibra, se crean grandes conflictos.
Cuando diezmas y ofrendas entras en el ciclo de libertad financiera que Dios preparó para ti.
Diezmas de lo que recibes de parte de Dios. Pero si recibes, y no diezmas, te sales de ese ciclo.
Los hijos de revelación recibimos para dar, o sea cuanto más recibimos más damos y cuanto más damos, más recibimos; y centramos nuestra mente en dar  (no en recibir).
Al no interrumpir el ciclo, tenemos libertad  para dar, y como consecuencia obtenemos libertad para recibir
El dar, sea en la forma que se haga (entiéndase diezmos, ofrendas, primicias) se hará en una actitud de fe y con alegría.

*****
Publicado por Carlos Roca, del Equipo Ministerial de MCN – Serie: Diezmos, Ofrendas y Primicias. (Parte 2 de 10)


martes, 28 de abril de 2015

¿DEBEN LOS CRISTIANOS DIEZMAR O ES UNA IMPOSICIÓN DE LA LEY?

Por el Maestro Carlos Roca. De la Serie: "Diezmos, Ofrendas y Primicias". (Parte 1 de 10)

Existe un pensamiento que pretende propagarse en la cristiandad el cual expresa que el diezmo no debería considerarse porque pertenece a "la ley" (refiriéndose a la ley de Moisés ó ley del Antiguo Testamento) y que, como la ley fue abolida, entonces no tendríamos por qué diezmar.


San Juan 8:32 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.
El conocimiento de la verdad sobre diezmos, ofrendas y primicias, revelado por el Espíritu Santo, renovará mi entendimiento y me hará libre para dar y libre para recibir.

Veamos lo relativo al diezmo:
Malaquías 3:10 “Traed todos los diezmos al alfolí…”

Hay quienes, ante este versículo bíblico, argumentan que eso es 'Antiguo Testamento'. Que el contexto de Malaquías 3 tiene que ver con la ley del Antiguo Testamento dada a Moisés, la cual enseñaba al pueblo a dar la décima parte (10%) o “diezmo” de sus ingresos a Dios, y a traer regularmente ofrendas a voluntad propia.

(De esta parte de la escritura se aferran los que no quieren pagar el diezmo, diciendo que es de la ley, y que es una doctrina judaizante)

[Pero... La Biblia se explica por si misma]
El concepto del diezmo se remonta a la primera época de la historia bíblica, donde Abraham pagó sus diezmos a Melquisedec. (Y esto fue «antes» de la ley. Aun antes que naciera Moisés, a quien le dieron la ley). Por lo cual el diezmo no es una pieza de la ley. El Diezmo es un principio divino, y por ende un principio eterno.

Este principio divino fue incluido luego en la ley mosaica; (pero no nace allí). El principio del diezmo está presente en toda la escritura: Antes de la ley, durante la ley y después de la ley. El diezmo no nació con la ley; antes de la ley ya existía la práctica del diezmo. Abraham generó este precedente.

Refuerza el concepto el hecho de que se mencionen los diezmos de Abraham tanto en Génesis (A.T.) como en Hebreos (N.T.)

Hebreos 7:1-2 

Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;

Dicho pasaje se cita originalmente en Génesis 14:18-20. Esto nos lleva a analizar algunos puntos:

  • Por ser llamado Padre de los fieles, Abraham sentó precedente para seguir diezmando. 
  • Abraham vivió 400 años antes que la ley fuese dada por Moisés. Esto nos enseña que diezmar ya era un principio anteriormente, incluido luego en la ley mosaica, la cual culminó en Cristo. 
  • Observemos a Abraham, a quien la Biblia llama “padre de todos nosotros" y "padre de la fe”. Hay principios que podemos tomar de él porque los aplicó y fue prosperado en todas las áreas de la vida. Fue el único llamado “amigo de Dios”. 
  • La misma Escritura dice que sigamos las pisadas de la fe de nuestro padre Abraham. Sin embargo sabemos que ahora tenemos un mejor pacto [Jesucristo] basado en mejores promesas. 
  • Dios siempre cumple con Su Palabra. Él es fiel y no sólo eso sino que quiere que seamos un canal de bendición. [Bendecidos para bendecir] 

Nadie obligó a Abraham a diezmar; y su vida fue cambiada por el principio del diezmo.

Gálatas 3:6-9
Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.
Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.
Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.
De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.


Gálatas 3:13-14
Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

Romanos 4:16
Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

Todas las leyes del Antiguo Testamento hallan en Jesús su completo cumplimiento al ser llevadas a su culminación en el Nuevo Testamento. Aunque la ley quedó obsoleta este principio de diezmar no perdió vigencia.

¿Anula la gracia de Dios el principio del diezmo?

  • No existe ninguna escritura en el Nuevo Testamento que anule el principio de diezmar, por el contrario, hay algunas escrituras del N.T. que lo ratifican. 
  • La gracia no anula el principio del diezmo, la gracia le añade al principio del diezmo, Justicia, misericordia y fidelidad. (Mateo 23:23) 
  • Estamos en un mejor pacto con mejores promesas, un pacto de amor y de perdón, que nos motiva a ir más allá del principio de diezmos y ofrendas. (Nos motiva no sólo a dar el diez por ciento; sino el cien por ciento, aun a dar toda nuestra vida) 
  • Ahora en nuestro dar se deben manifestar la justicia, misericordia y fidelidad de Dios. 

Vemos que Jesús ratifica los diezmos y continúa recibiéndolos.
Mateo 23:23 (CAS) (Biblia Castillian)
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!, que dais diezmos de la menta, el eneldo y el comino, pero dejáis a un lado lo principal de la ley, que es la justicia, la misericordia y la fe. Sí, dad vuestros diezmos, pero no dejéis de hacer lo que tiene mayor importancia.

(LBLA) ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas.

En el siguiente verso vemos que es Jesús quien ahora recibe los diezmos.

Hebreos 7:8
Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive.

Jesús sigue recibiendo los diezmos, (como Melquisedec los recibió de Abraham). Nosotros, según Hebreos 7, presentamos nuestros diezmos a hombres (los ministros que representan al Señor), pero en los cielos los recibe el mismísimo Jesucristo.

Dios y su acuerdo con sus administradores.
Dios es el dueño de todo y a nosotros nos dio el privilegio de ser administradores (mayordomos).
Dios tiene un convenio con sus mayordomos: Él pone la tierra, la vida, las semillas, el sol, las lluvias, el petróleo, la fuerza para trabajar, el aire... En fin, Dios pone todo, nosotros somos hechura suya, somos de Él.

¿Qué ponemos entonces nosotros?
La mano de obra y el gozo de disfrutar de todo lo creado.

¿Qué parte corresponde a Dios y qué parte a la humanidad, ante esta realidad?
En el pacto que hizo con el hombre Dios dispuso nueve partes para el hombre y una sola para El, en las ganancias sacada de todo lo creado y conservado por su mano poderosa.

Los diezmos son, honradamente, parte que le corresponde al propietario y creador del mundo.

¿Quién usa los diezmos que el hombre no entrega a Dios? – El Devorador.

Malaquías 3:10-12

(v10) Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.
(v11) Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 
(12) Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Diezmar es un principio divino y tiene que ver con tu obediencia.

*****
Publicado por Carlos Roca, del Equipo Ministerial de MCN – Serie: Diezmos, Ofrendas y Primicias. (Parte 1 de 10)